Primero de Mayo: la unión hace la fuerza

El Primero de Mayo es el Día Internacional de los Trabajadores. Si no fuera internacional, máxime en una economía profundamente mundializada, carecería de sentido. En un periodo en el que el fantasma del nacionalismo vuelve a recorrer Europa, Estados Unidos y medio mundo, la clave para alcanzar más altas cotas de bienestar, igualdad de oportunidades y justicia social sigue estribando en la Unidad en la defensa de los intereses comunes, por encima de egoísmos y prejuicios localistas y diferencias lingüísticas, religiosas y fenotípicas.

Camarera de piso
Camarera de piso en hostelería, un empleo precarizado

 

WhatsApp Image 2017-05-01 at 17.54.33 (3)r
Primero de Mayo en Barcelona (España)

Los grandes capitales no conocen de fronteras, idiomas, fenotipos ni credos. Para hacer frente a esos intereses, crecientemente opuestos a los de los trabajadores, tanto asalariados como autónomos y modestos empresarios —cada día en condiciones más precarias— no existe alternativa que no pase por el principio de Unidad.

El trabajador marroquí o pakistaní es hermano del trabajador rumano, del boliviano y del portugués, así como el madrileño lo es del murciano, del gaditano y del barcelonés. Y quienes les explotan —explotación a la que se opusieron los Mártires de Chicago y su lucha por la jornada de 8 horas, en cuya conmemoración surgió esta fecha tan especial para los trabajadores unidos del mundo—, son sus únicos y auténticos enemigos.

La regresión a la estructura de Estado-nación a la que aspiran diversos populismos, desde Estados Unidos a Francia y Reino Unido y pasando por Lombardía, Cataluña y País Vasco, es contraria a los intereses de los trabajadores. Superar esa estructura sustituyéndola por otra de mayor coordinación, cooperación y solidaridad internacional es un enorme reto que arrostramos con convicción, optimismo y esfuerzo. Pretender estados-nación más pequeños, títeres a merced de grandes fuerzas económicas transnacionales y bloques militares, es completamente contraproducente.

Pese a las dificultades, es claro que, mientras se dan las condiciones para que el anhelo de unidad en el trabajo como realización de la esencia de lo humano, que poco sabe de banderas ni supremacismos culturales, todos los proyectos de fragmentar más los Estados existentes, de crear más y más Estados-nación al albur de intereses de clase e ideologías identitarias, son totalmente contrarios a los intereses de los trabajadores del mundo. El nacionalismo, en todas sus manifestaciones posibles, es frontalmente contrario a la idea y el espíritu del Día Internacional del Trabajo.

El nacionalismo de dominación u opresor es enemigo del trabajador, siempre y en todo lugar. Ante el nacionalismo rampante, en este enorme pulso entre trabajo y capital, en UNIDOS SI oponemos, entrelazadas, nuestras manos con las de todos los trabajadores del resto del mundo. La mejor concepción del Internacionalismo, para lo cual son vitales las nociones de Unidad e Interculturalidad.

UNIDOS SI es Izquierda Sin Nacionalistas, por la Igualdad de Oportunidades y la Justicia Social. Sostenemos que la soberanía popular es un legado histórico fundamental e irrenunciable: por ello, debe ejercerse, conviene ampliarla, nunca trocearla. Esforcémonos en recuperar la unidad y rechacemos cantos de sirena, especialmente cuando procedan de sindicatos prostituidos que han traicionado al movimiento obrero y sus mártires, como ahora sucede en algunas regiones de España.

UNIDOS SI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s