1º de Mayo en #Tabarnia: Pleno Empleo. Mejores Salarios y Pensiones. Pueblo Unido

P1 WhatsApp Image 2018-03-18 at 10.11.34 PM 8
Fotografía: Carlos Cortizo, marzo 2018

El Primero de Mayo es el Día Internacional de los Trabajadores. Si no fuera internacional, máxime en una economía profundamente mundializada, carecería de sentido. En un periodo en el que el fantasma del nacionalismo, intrínsecamente xenófobo y racista, vuelve a recorrer Europa, Estados Unidos y medio mundo, la clave para alcanzar más altas cotas de bienestar, igualdad de oportunidades y justicia social sigue estribando en la Unidad en la defensa de los intereses comunes, por encima de egoísmos y prejuicios localistas y diferencias lingüísticas, religiosas o fenotípicas.

Los grandes capitales no conocen de fronteras, idiomas, fenotipos ni credos. Para hacer frente a esos intereses, crecientemente opuestos a los de los trabajadores, tanto asalariados como autónomos y modestos empresarios —cada día en condiciones más duras— no existe alternativa que no pase por el principio de Unidad.

El trabajador marroquí o pakistaní es hermano del trabajador rumano, del boliviano y del portugués, así como el madrileño lo es del murciano, del gaditano y del barcelonés. Y quienes les explotan —explotación a la que se opusieron los Mártires de Chicago y su lucha por la jornada de 8 horas, en cuya conmemoración surgió esta fecha tan especial para los trabajadores unidos del mundo—, son sus únicos y auténticos enemigos.

La regresión a la estructura de Estado-nación a la que aspiran diversos populismos, desde Estados Unidos a Francia y Reino Unido y pasando por Lombardía, Cataluña y País Vasco, es contraria a los intereses de los trabajadores. Superar esa estructura sustituyéndola por otra de mayor coordinación, cooperación y solidaridad internacional es un enorme reto que arrostramos con convicción, optimismo y esfuerzo. Pretender estados-nación más pequeños, títeres a merced de grandes fuerzas económicas transnacionales y bloques militares, es completamente contraproducente.

Pese a las dificultades, es claro que, mientras se dan las condiciones para que el anhelo de unidad en el trabajo como realización de la esencia de lo humano, que poco sabe de banderas ni supremacismos culturales, todos los proyectos de fragmentar más los Estados existentes, de crear más y más Estados-nación al albur de intereses de clase e ideologías identitarias, son totalmente contrarios a los intereses de los trabajadores del mundo. El nacionalismo, en todas sus manifestaciones posibles, es frontalmente contrario a la idea y el espíritu del Día Internacional del Trabajo.

El nacionalismo de dominación u opresor es enemigo del trabajador, siempre y en todo lugar. Ante el nacionalismo rampante, en este enorme pulso entre trabajo y capital, en UNIDOS SI oponemos, entrelazadas, nuestras manos con las de todos los trabajadores del resto del mundo. La mejor concepción del Internacionalismo, para lo cual son vitales las nociones de Unidad e Interculturalidad.

UNIDOS SI es Izquierda Sin Nacionalistas, por la Igualdad de Oportunidades y la Justicia Social. Sostenemos que la soberanía popular es un legado histórico fundamental e irrenunciable: por ello, debe ejercerse, conviene ampliarla, nunca trocearla. Esforcémonos en recuperar la unidad y rechacemos cantos de sirena, especialmente cuando procedan de sindicatos prostituidos que han traicionado al movimiento obrero y sus mártires, como ahora sucede en algunas regiones de España.

Punto de encuentro Barcelona (Tabarnia): 12:00 h. C/. Bergara esquina Pza. Cataluña

BARCELONA 17.03.2018.-Marcha-a-favor-de-las-pensiones-dignas-en-España.-Carlos-Cortizo 24

UNIDOS SI

Anuncios

Guerra sónica al adoctrinamiento nacionalista: Teacher, leave them kids alone!

Contra-el-adoctrinamiento

La guerra sónica atronó ante el “Joan Boscà” este 16 de abril. En horario no lectivo, Profesores por el Bilingüismo organizó ante este emblemático instituto de educación secundaria una manifestación para reclamar el fin del adoctrinamiento nacionalista sobre las mentes adolescentes.

La reacción fue inmediata. Apenas 24 horas tras legalizar el acto ante la Consejería de Interior, tres CDRs (Les Corts, Ensanche y Pueblo Nuevo) y la agrupación CUP del distrito barcelonés de Les Corts llamaron a rebato en las redes sociales: “Hannibal ad portas! Atac a l’Escola Catalana!

No era para menos. En efecto, el sistema escolar nacionalista catalán es la más poderosa máquina de estratificación social del etnonacionalismo catalán; es también el principal instrumento para “fer país” del Pujolismo; y una táctica ventajista para asegurarse una vida funcionarial, eliminando competencia laboral, de decenas de miles de tahúres. Por ello, reclamar una educación científica, pluralista y que cultive el espíritu crítico heredero de la Ilustración y la Revolución Francesa, supone un torpedo hacia la línea de flotación del régimen catalán.

Legalizada o no, la “contramanifa” se avanzó en casi una hora a la convocatoria original, con el propósito “cupero”, tantas veces sufrido, de “okupar” el lugar del acto para impedir las libertades de expresión y reunión de los demás. Quienes iban llegando para reclamar una escuela inclusiva y democrática se ensordecían con cientos de gargantas aullando: “Fora feixistes de les nostres aules!”; el muy territorial y significativo “El Boscà sempre serà nostre!”; o “Vosaltres feixistes, sou els terroristes!” (sic).

Algunos fotografiaban a los “colonos” mientras proferían “me he quedado con tu cara, feixista”. Empero, en un operativo digno de encomio, la policía autonómica recuperó y protegió el espacio legalizado por los convocantes ilustrados, que así pudieron iniciar su acto.

Primero, cual trompetas sacerdotales ante la Jericó de los meritorios de Arran y SEPC, los más acomodados CUP y CDR, y muchos menores de edad llevados con el “si us plau per força” de la sanción social, estalló la guerra sónica: frente al cántico desafinado, a apenas dos metros de distancia, de “Segadors, bon cop de falç!” y demás consignas e insultos, seis persistentes cañonazos del mayor éxito de los “Pink Floyd” abrieron brecha en el “Wall” nacionalista, desmoronándolo psicológicamente. Salvo a unos pocos a quienes va la vida en ello, “Hey, teacher, leave them kids alone!” rindió -al baile y a cierta reflexión- al más pintado.

Llegó el momento para la segunda fase: ante la bandera de la futura comunidad autónoma de Tabarnia, enarbolada por un docente, uno de sus colegas dio lectura al manifiesto (publicado por elCatalán.es), aunque interrumpido por un sinfín de abucheos estilo berrinche.

Sin embargo, la nada democrática negativa a que se pronuncien siquiera los argumentos del oponente dio pie a un amoroso y asertivo acto profesoral, con explicación detallada e insistente de cada concepto o dato clave o abucheado, asegurando así que los púberes se enterasen bien de todo y haciendo las delicias de los manifestantes ilustrados ante tan inusitado magisterio. También hubo referencias al director del hoy controvertido centro escolar y, a la manera de “Espartaco” de Stanley Kubrick, un emocionante “yo soy Oya”, profesor represaliado por denunciar el adoctrinamiento.

Los de Arran, Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC, abiertamente promocionado en el IES Joan Boscà), CUP y CDR, no sólo expresaron su desprecio por la libertad de cátedra y la libre expresión de disentimiento hacia la actuación de las instituciones (en este caso, el Departament d’Ensenyament representado por el director del centro, Ignacio García de la Barrera). También arremetieron contra la totalidad de la prensa “española” (“Prensa espanyola, manipuladora”) que cubría la protesta. Decididamente, no les gustan nada las libertades de los demás.

guerra-sc3b3nica-joseph-696x522

Seguir leyendo